Abejas héroes polinizadores - AgroClick S.A.S

 

Abejas héroes polinizadores

Autor: Natalia Morales | Fecha de Publicación: 11-05-2022 01:44:37 |
Categoria: Apicultura | Visitas: 889



¿Por qué son tan importantes las abejas en el mundo?


¿Sabías que de las 100 especies de cultivos que abastecen el 90% de los alimentos en el mundo, las abejas polinizan más del 70% de ellos?

 

Según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación FAO, el 90% de los alimentos de todo el mundo se obtienen a partir de 100 especies de cultivos, de los cuales 71 se polinizan por medio de las abejas.

 

Las abejas no son solo pequeños insectos con los que el ser humano comparte el planeta, ellas cumplen una misión esencial, pues son encargadas de polinizar vegetales en parcelas cercanas a sus colmenas, pero esto ¿Qué quiere decir? ¿Qué significa?.


Para entender esta gran labor debemos iniciar por el principio. Es importante conocer qué son las abejas, cómo es su labor durante su estadía en el planeta y otros datos curiosos que las hacen tan indispensables y tan especiales en el mundo. 


Las abejas son insectos sociables, que viven en colonias establecidas en forma de enjambres compuestas por una única hembra fecundada, a la que se le llama “Reina”, además de hembras estériles que se les llama “obreras” y machos que se les llama (zánganos), miden alrededor de quince milímetros (15) de largo y se organizan en una estricta jerarquía de tres rangos sociales: Iniciando por la abeja reina, los zánganos y las abejas obreras, como anteriormente lo mencionamos. 


Estos insectos habitan en todos los continentes de la tierra, exceptuando la Antártida. Son considerados uno de los insectos más antiguos, pues su existencia en el planeta fue de hace más de 30 millones de años, además de conocerse más de 20.000 subespecies distintas de abejas, las cuales son divididas en siete (7) familias, según investigaciones realizadas por la ONU Organización de las Naciones Unidas.




Las abejas se alimentan de polen y néctar, además de poseer carácter polinizador, es decir, se ocupan de trasladar el polen desde el órgano masculino de las flores, hasta el órgano femenino conocido como “el estigma”. 


Con el paso de los años las abejas se fueron convirtiendo en los polinizadores más eficientes. Cabe resaltar que los primeros polinizadores de las flores, no fueron las abejas, sino los escarabajos y las moscas.


De acuerdo con lo anterior podemos evidenciar que las abejas contribuyen a mejorar la biodiversidad, con el fin de que los polinizadores como pájaros, mariposas y murciélagos transporten polen de flor en flor para fertilizar las plantas. Todo este proceso permite la germinación de las semillas y por ende el crecimiento de los frutos. 


Con lo anterior, podemos entender y saber el porqué de la importancia de las abejas, pues sin ellas no habría alimento. 


Ahora bien, conozcamos un poco acerca de cómo se crían y cómo es su reproducción.




En la mayoría de las casos las abejas son criadas por los seres humanos con el fin de conseguir miel, la cual es muy conocida por su sustancia dulce y lo producen las abejas a partir del néctar que recogen de las flores, de las plantas o de las excreciones de otros insectos. 


En el momento que las abejas tienen estos elementos, son mezclados con invertasa una enzima que se encuentra presente en su saliva, la cual cataliza la hidrólisis de la sacarosa en glucosa y fructosa. 

Fuente: Instituto de Química Física Rocasolano

Posteriormente, conservan la invertasa en el interior de los panales, es allí donde alcanzan la madurez y se transforman en miel. Esta extracción se hace a través de la técnica conocida como apicultura.

Por otro lado, su reproducción se hace a través de huevos, los cuales son depositados en “casillas” llamados alvéolos. 

De estos huevos fecundados nacen abejas hembras, las cuales con el pasar del tiempo se convertirán en “obreras”, por el contrario de los que no son fecundados nacen los machos. Las larvas, que se convertirán en las reinas de la colmena, las cuales se alimentan con jalea real, a diferencia del resto, pues solo ingieren papilla hecha con polen y miel. 

Fuente: Julián Pérez Porto y Ana Gardey (2009)

Conociendo un poco más acerca de lo anterior, es interesante saber, en contexto, la definición o las actividades que desempeña cada una. Iniciemos con las abejas obreras. 



Las obreras viven aproximadamente 45 días y de ellas dependen todas las tareas  que determinan la organización de la colmena en general. Sin embargo, de acuerdo a su tiempo de vida, las responsabilidades van cambiando. 

En el transcurso de sus cuatro primeros días, deben limpiar la colmena y los alvéolos, en sus próximos 11 días pasan a ser nodrizas y alimentar a las larvas reales, posteriormente se dedican a almacenar el polen y el néctar, así mismo ventilar y proteger de la humedad y la temperatura, agitando sus alas. A lo largo de estos días, sus glándulas productoras de cera se desarrollan y su trabajo pasa a ser edificar los panales, así como cuidar la entrada de la colmena y recolectar polen y néctar, con el fin de alimentar al resto de la colonia.

Por otro lado, los zánganos son insectos redondos, gordos y peludos. No se alimentan solos y por sus características físicas no sirven para proteger la colmena, pues no tienen aguijón. Pero ¿Cuál es su trabajo?.

El único trabajo de los zánganos es fecundar a la reina, algunos no lo consiguen, sin embargo lo que lo logran, inmediatamente la reina los destripa y si logran escapar no pueden regresar. 

¡Interesante!

Ahora bien, llegó el turno de las larvas que podrían convertirse en reinas, en este caso según investigaciones realizadas, la primera abeja real que nace tiene como objetivo matar al resto, es decir, si nacen dos abejas al mismo tiempo, inician una lucha a muerte, la que salga victoriosa, será fecundada por aproximadamente 10 zánganos y después regresará a poner huevos durante toda su vida, la cual es de 4 a 5 años.

Con esto podemos concluir y resaltar que la abeja reina es la única abeja que posee la capacidad de reproducir, además de ser la encargada de segregar una sustancia química que recibe el nombre de feromona, la cual al ser lamida por el restos de las abejas les transmite información que les permite organizar el trabajo de la colmena 

Fuente: Julián Pérez Porto y Ana Gardey (2009)



Comentarios (0)

No se han encontrado comentarios en este Blog.

Déjanos tu comentario